Consejos para cuidar tus auriculares del AVE

Vas a acumular 5 minutos de sabiduría.

Así que viajaste a la Exposición Universal de Sevilla en 1992 en el flamante tren de Alta Velocidad Española, más conocido como el AVE. Un portento de la ingeniería civil, y todo una punta de lanza en España para una nueva generación de viajes en tren a velocidades y comodidades nunca vistas. Después de visitar maravillosos pabellones de diversos países a una temperatura de 45º centígrados, sin duda hay un recuerdo que destaca sobre todos los demás: los fantabulísticos y maravilléicos auriculares que regalan en el tren, los auriculares del AVE.

Sus características técnicas sin duda merecen toda una tesis, pero vamos a compararlas con un aparato de prestaciones parecidas: los Audeze LCD-4z.

Auriculares del AVE Audeze LCD-4z
Sonido
Color Negro Negro
Olor Inapreciable Abstracto
Sabor A plástico A plástico
Número de orejas recomendadas Dos Dos
Precio Incalculable 4.495,00 €

Vista y probada su calidad, pasamos a dar unos briconsejos para alargar su vida útil y que su calidad, calidez, coloreado de bajos y precisa ecualización permanezca incólume muchos lustros.

No golpearlos con un martillo

Los impactos con un objeto romo pueden modificar las propiedades magnéticas de tus auriculares, por lo que esta práctica no es recomendable. De igual modo, golpearse los testículos con esta herramienta también está desaconsejado, por lo que es lógico pensar que la sensible electrónica de los auriculares del AVE puede quedar afectada la igual que un escrito promedio.

Guardarlos fuera del alcance de los cocodrilos

Aunque, en principio, los auriculares del AVE no sean un alimento preferente para las distintas especies de cocodrilo, diversos estudios aseguran que la seguridad de tu estudio de grabación puede verse comprometida si alguna especie de cocodrilo (en la imagen, cocodrilo del Nilo) puede conseguir acceso a ellos.

Respecto a otros reptiles, se recomienda seguir siempre las indicaciones del fabricante, preferentemente a menudo ya que las especies pueden variar con el tiempo, según vayan extinguiéndose o los científicos creen otras nuevas mediante ingeniería genética.

No introducirlos en el ano

A pesar de haberse diseñado para los pabellones auditivos humanos, algunas personas (como algunos articulistas de webs de noticias sobre audio) tienen preferencia por introducirlos en el orificio conocido coloquialmente como «callejón de la peste», «puerta de la carne» o, simplemente, ojo del culo. Esta práctica, aunque satisfactoria, puede interferir en la calidad de sonido de los auriculares del AVE por las impurezas de la materia fecal.

  La música en Streaming (y una recomendación superaudioner)

Es más, según un estudio de la universidad de Wisconsin por el laureado doctor en medicina Phillip Hoyas publicado en la revista «Anales de la Historia» en el número de febrero de 1996, la apreciación del sonido no es óptima, dado que el número de anos promedio de un varón blanco de entre 17 y 55 años suele ser de 1,0000003, claramente insuficientes para el número de auriculares incluidos en la especificación de sonido estéreo.

Limpiarlos adecuadamente con cierta frecuencia

Aunque de una calidad técnica incuestionable, los auriculares del AVE se han visto afectados por una falla muy criticada por la prensa especializada. El coger más mierda que el sobaco de una tonta afecta a casi un 55% de las unidades entregadas, siendo necesario una limpieza apropiada con una frecuencia de, al menos, dos veces a la semana. Otros nombres que ha recibido en la literatura técnica este fenómeno ha sido el de tener más mierda que un jamón, o estar más sucios que la bombilla de una obra.

La recomendación que hacen los expertos es no limpiarlos con productos como ácido clorhídrico, al contrario de lo que cabría esperar para este tipo de maquinaria.

No arrojarlos a agujeros negros

Los fenómenos gravitatorios extremos, como el de agujero negro, son una novedad en el panorama del audiófilo. La cualidades de estos objetos son verdaderamente notables, sobre todo en el aislamiento acústico. No ha podido probarse experimentalmente aún, pero diversas teorías sugieren que, una vez arrojados a un agujero negro, los auriculares del AVE son extremadamente difíciles de recuperar, no habiendo una garantía clara de que la información que contengan pueda volver. Se ha calculado que, una vez arrojados a un agujero negro de la masa del Sol, puedes tardar hasta 1064 años (esto es, un uno seguido de 64 ceros) en volver a tener los átomos que lo constituían.

En el mismo artículo mencionado anteriormente de Phillip Hoyas, el teorema del número de agujeros del culo puede aplicarse análogamente a este modelo cosmológico.

  La terminología básica del audio

Utilízalos con un equipamiento adecuado

Una forma de cuidar nuestros auriculares del AVE es usarlos con equipos de sonido adecuados, esto es, de la máxima fidelidad posible. Al fin y al cabo, elegir la fuente adecuada puede marcar la diferencia entre auténtico sonido Hi-Fi y un ruido indistinguible. Las especificaciones mínimas recomendadas para el audio digital son, por supuesto, sonido PCM sin comprimir, a 96KHz, 24 bits. De otro modo, se perderían los matices como agudos particularmente brillantes.

El set-up que hemos usado con nuestros auriculares del AVE consiste en dos etapas de potencia McIntosh MC2KW, el tocadiscos Transrotor Artus reproduciendo el mejor disco de la historia de la música. También hemos probado un Mac Pro conectado al MSB Select DAC II y un previo Select Headphone Amp, reproduciendo un MP3 de Linkin Park bajado del Kazaa. Los resultados han sido más que increíbles en ambos casos.

Por último, sigue las recomendaciones del fabricante

No podemos sino incidir en algo que, pese a que pueda resultar contradictorio, da unos resultados excelentes para alargar la vida de nuestros auriculares. Los expertos recomiendan leer detenidamente cualquier cosa que los fabricantes puedan publicar, incluyendo manuales de usuario y de taller, trípticos de especificaciones, panfletos publicitarios, avisos sobre epilepsia, manifiestos anarquista-neoluditas o etiquetas.

Con todos estos consejos, puedes considerarte todo un experto a la hora de cuidar el que, sin duda, es el producto estrella de tu estudio de grabación o equipo de sonido hi-fi: tus auriculares del AVE.

Para terminar, agradecer la cooperación y asistencia de mis amigos audiófilos:

  • El amplificador humano
  • El watio travieso
  • La conexión bailonga
  • Don Hi y don Res
  • El vinilo vietnamita
  • El tocadiscos inquieto
  • La impedancia enana
  • Y por último, don Me-He-Gastao-Un-Pastón-Pero-No-Veas-Como-Suena.
2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *