Introducción a la música clásica

Vas a acumular 8 minutos de sabiduría.

A mis muy queridos expertos. Lo de siempre. Esto es una forma muy personal de introducción básica a éste tipo de música. Claro que faltan cosas, las veremos más adelante.

 

– Eh, oye, tú, que nos debes la segunda parte de Todo lo que quisiste saber del sonido en los móviles pero nadie te explicó (Parte I)

Bueno, ya, pero lo grande de Superaudion es que vamos a tratar toooooodo lo concerniente a sonido con sus secciones de música de todo tipo. Os va a gustar, hacedme caso.

– Bueno, si no hay más remedio…

 

Introducción. Evite a soberbios de medio pelo

Hay gente para todo, por supuesto, pero por lo general siempre es lo mismo, que la música clásica pertenece a un grupo selecto de adinerados y eruditos de jersey de cuello vuelto, gafas redondas y ademanes ampulosos para explicar que no están de acuerdo con el sistema de concordancia del Catalogo Ryom mientras beben un Follador Valdobbiadene Prosecco. No. Olvidaos.

En primer lugar veamos la poquísima penetración de lo orquestal. El primer fallo es educativo. En España no se mima lo más mínimo lo académico limitándose a la flauta y a enseñar cuatro partituras chorras.

Veo con horror cómo se nos hacía tragar con Chopin por poner un ejemplo. Melodías de corte complejo que no están pensadas para atraer en masa, que no son adecuadas como introducción a nada y que además se trataba de forma absolutamente formal cuando la música clásica no necesita nada de eso para ser comprendida y disfrutada.

Si uno pasa la frontera dirección a Francia la cosa empieza a cambiar. Casi todo el mundo tiene un instrumento en casa, y en un buen porcentaje sabe tocarlo, cada país con su idiosincrasia y con su instrumento así como los conciertos de estilo clásico es parte de la diversión cotidiana en mucha mayor medida que aquí. En España somos guitarristas en un porcentaje elevadisimo y tiramos por ahí. Os suena ¿verdad?

Para ser didácticos hemos de empezar por el principio.

 

Reconocerás a un "experto" cuando te asegura que es mucho mejor el sonido de un tocadiscos que el de un CD

Reconocerás a un «experto» cuando te asegura que es mucho mejor el sonido de un tocadiscos que el de un CD

 

Primera parte. Evite complejidades innecesarias y atragantamientos para darse el pisto

Pongo por ejemplo una Ópera. Una Ópera es una película que nos tienen que traducir para entender (soy absoluto fan de La Boheme). No se trata (Al menos en parte) de ver a una señora disfrazada de vikinga pegando berridos y haciendo gorgoritos, la magia de verdad empieza cuando entendemos el por qué, la historia, qué nos quieren contar con la obra. Incluso recomiendo no asistir a una Opera completa sin haberla visto previamente en la tele con subtítulos en tu idioma preferido o haberla leído al menos, si no, es posible que os aburráis como ostras.

Si, está claro que te puede gustar sólo por lo meramente musical (como la reina de la noche, claro, Mozart es Mozart, pero si entiendes la obra entera mirarás todo con otros ojos y te gustará varios enteros más) sin embargo, a mucha gente se le hace bola dos horas y media de voces y chanchanes orquestales sin entender absolutamente nada. Y es lógico que les resulte un absoluto sopor.

  Primer movimiento: Allegro

Cada canción es una historia, es una fábula. Ahora y siempre. Y entenderlo ayuda mucho a quererlo.

 

Segunda parte. Melodías que nos saltan encima por sí solas (Y las que no)

Mucha gente descubrió las Variaciones Goldberg cuando vio la película de Annibal, flipó con la melodía de «El planeta imaginario» que era una versión sintética del Arabesco número 1 de Debussy y así, miles de ejemplos.

Y hay melodías que no saltan encima y que no te llaman la atención per se, pero que, insisto, cuentan una historia sea por la canción, sea por cómo se hizo esa canción o sea por lo que quiso decir el autor con esa canción.

A Scarlatti se le subió encima del clavicordio su gata, que al andar sobre el teclado hizo «algo» que llamó la atención del compositor y se puso manos a la obra.

Aquí la tenéis.

 

Así mostrada dices bueno, pues está bien, pero vamos, tampoco es la releche.

Sí, bueno, pero ahora veamos lo que pasó.

 

Ya lo habréis adivinado. Los puntos rojos señalan las notas que pulsó Pulcellina (el nombre de su gata) accidentalmente al andar por el teclado del clavicordio.

Es un ejemplo chorra, pero ya se lo cuentas a tu crío, que se parte de risa, a conocidos… y sí, sabes el por qué de las cosas. En definitiva, que si quieres que alguien aborrezca algo haz que se lo memorice a la fuerza, pero si le descubres los encantos y le abres la puerta, la cosa cambia mucho. ¿Verdad?

 

Tercera parte, investigue y échele valor

Strauss padre e hijo me aburren soberanamente. Mozart pese a ser un genio me parece un pelele comparado con Bach. Chopin es intragable y rarito.

Son mis opiniones. Mías. Hay gente que trata de estrangularme con un calcetín sudado cuando digo que Mozart está debajo de Bach, pero para eso son las opiniones, no toda la música académica ha de gustar.

Mi nicho clave es el barroco, pero puede que tú descubras que el libro rojo de Montserrat (sí, el monasterio cerca de Barcelona) contiene auténticas joyas y te pasas al equipo de los cantos medievales.

La música clásica no sólo lo es por el concepto antiguo y desde luego no es un bloque. Puedes ser fan de un periodo, de un estilo, de un compositor e incluso del protagonismo de un instrumento como de igual manera te puede gustar la música de los 80, pero quizá no toda, sólo el rock duro. A otros le gustará Mecano. En lo académico pasa exactamente lo mismo.

 

Cuarta parte, los artistas de ahora, los artistas de antes

¿Sabíais que Tchaikowski era Gay, que la segunda mujer de Bach ayudó a su marido con algunas de sus obras o que Scarlatti (sí, el de los vídeos de arriba) tuvo un duelo musical con Haendel?

  Primer movimiento: Allegro

Es otra forma de divertirse con la música clásica, por la vía del autor. La curiosidad no debe quedarse en lo anecdótico, sino que si te gusta un compositor, lee sobre él, lee sobre lo que decía con sus partituras. Vivaldi en su celebérrima primavera imitaba el trino de los pájaros (esto nos lleva a la primera parte de éste artículo), que Salieri no era enemigo en modo alguno de Mozart sino que además era el mentor musical de su primer hijo (la película, pese a ser entretenida, históricamente es una filfa) o que Leonardo da Vinci también era músico con unas cuantas cosas curiosas detrás.

 

Quinta parte, descubra

Pon a Vivaldi en Spotify, por decir algo, y olvídate de las cuatro estaciones, busca otras obras suyas como los conciertos de mandolina, de Pachelbel pasa olímpicamente del Canon y echa un ojo al magnificat. De Bach cosas como aire… investiga, te sorprende seguro.

Te puede ayudar el hecho de que muchos compositores tienen una nomenclatura. Bach es BWV (literalmente catálogo de obras de Bach) donde no tienes que aprenderte “Misa en SI menor” sino BWV 232. Con Vivaldi RV si respetamos el catálogo Ryom con lo que la primavera se quedó con RV 269 o con Mozart, el KV.

El violín, pieza clave de acompañamientos.

El violín, pieza clave de acompañamientos.

Sexta parte, escuche con atención

En muchos textos te suelen recomendar que para iniciarte en la música clásica, pues te dan una lista de autores de melodía fácil y pegadiza. Y hale.

– ¿Quieres escuchar música clásica? Pues empieza por Mozart. Si, el de la risa rara. Hale, ahí te pudras.

No hombre, vale que recomiendes por donde empezar en cuanto a autores pero introduce un poco más, simplifica, hazlo sencillo. No me vale que me digas “Puede empezar a leer la tesis de Jean-Jacques Nattiez acerca de la semiología musical” Porque lo más normal es que el profano piense: pero qué es esto, qué me ha aconsejado, nomentero. Vayasealamierda.

Vamos a ver, por ejemplo, si escuchas el BWV 1080 en piano, fíjate que cada una de las manos toca una melodía independiente. La izquierda toca una a su rollo, y la derecha otra. Juntas, sin embargo, son armoniosas.

Pues a eso se le llama contrapunto, algo en lo que Bach era un Dios y, hablando de contrapuntos y si os fijáis en la pianista que toca en el primer vídeo que, en efecto, hace lo mismo, una melodía distinta por mano.

Je, cómo vamos hilando ya.

En fin, valga esto como cosilla muy básica para abriros el apetito. Espero que os haya gustado. Si os gusta de verdad, habrá más partes y hablaremos más concretamente y con ejemplos De todo tipo.

 

Superaudion

 

P.S. Ostras, espera un momento. Pero si acabamos de descubrir de qué va el catálogo Ryom del tipo del vino con nombre raro.

Pues se va a enterar el listo ese.

6 comentarios
  1. Avatar
    Mario Dice:

    Descubrí esta web gracias a menéame y al artículo del sonido del sonido en los móviles, aunque no estaba de acuerdo en todo, me pareció unos puntos de vista interesantes. Este artículo estaba en portada hoy, y a diferencia del otro, este me ha defraudado. Para hacer una introducción realista empieza por contar un poco la historia, qué es la música clásica, de donde viene, en qué se ha convertido a día de hoy, por no hablar que realmente al género musical que se hace referencia no es música clásica, es música erudita. Quitando ese primer cliché, por favor, dejar de hacer referencias a los amantes de la música culta como cuatro engreídos, eso hace bastantes años que no existe, y menos en el mundo que se hace referencia. Por último, la referencia al flamenco como que somos un país de guitarristas, (ya sabes por donde voy), dejando a entender que solo somos capaces de hacer rumbas quiero hacer dos apuntes: el flamenco NO son solo rumbas, es más, las rumbas es uno de los tantos y tantos palos flamencos, te recomiendo una lectura sobre el flamenco. A pesar de que tienes razón en que en España a nivel musical la formación no es buena, eso no da el derecho a nadie de hacer de menos al flamenco por un lado, a los amantes de la música culta, y menos con una falta de base tan enorme para hablar de ello. Por lo demás, mucho ánimo con el blog! Hay cosas muy interesantes.

    Responder
    • Superaudion
      Superaudion Dice:

      Hola Mario. Gracias por seguirnos :-) y lamento que no te haya gustado. Este artículo no era un inicio de la clásica, creo que ya hay demasiadas páginas que hablan de eso, sino una forma diagonal de echar una mano a gente que quiere acercarse y que no sabe cómo.

      Por otro lado hablaba de la guitarra en si, no del flamenco, hombre :) de hecho, casi me refería a la eléctrica antes que la española.

      Te agradecemos la crítica, de verdad

      Responder
  2. Avatar
    Tomas Dice:

    Hola. Me parece interesante la introducción a la música clásica, pero en esta página me ha pasado como en otras más que he visto… que al final te quedas con las ganas de algo más concreto. Entiendo que era la idea del artículo, pero sería posible poner referencias a otras webs o a algún libro para profundizar algo más (para novatos). Muchas gracias.

    Responder
  3. Avatar
    Josep Dice:

    Muy interesante. Como en algunas cosas coincidimos, y en otras lógicamente no, me parece todavía mejor.
    En el núcleo, creo que acuerdo total. Primero J.S. Bach, y a partir de ahí podemos comenzar a hablar. De Strauss padre e hijo podemos prescindir, pero no hay que confundirlos con Richard Strauss, este sí genial. Cargarnos todo Chopin me parece un poco excesivo (¿los conciertos? -si, piano acompañado, pero aún así…- ¿todos los nocturnos? ¿todas las polonesas?). Pero en cualquier caso, ahí coincides con Beethoven, creo. Y todos tenemos nuestras fobias (la mia es Haydn, aunque estoy intentando un tratamiento de choque y la verdad es que las sonatas que ha publicado Jean Eflam Bavouzet no están nada mal…).
    Soy también fan absoluto de La Boheme (mi mujer me dice que no quiere verla ni una sola vez más!!).

    Vayan tres propuestas musicales, así enseño «mis cartas»:
    Bach: la pasion segun San Mateo. Hay nmil versiones, yo me quedaría con la de Gardiner (una debilidad mía, porque se la he visto/oido interpretar en directo). Si, tres horas de música, recitativos… Pero tiene premios escondidos («Erbarme Dich», naturalmente, la MEJOR canción que se ha escrito jamás. Bien, quizá exagero, pero no mucho, no) y muchísimos momentos extraordinarios (empezando por el coro inicial).
    Puccini: Manon Lescaut, la versión de Domingo-Freni en disco. Si se puede acceder en video, hay una versión excelente de Kauffman-Opolais, en BluRay. Las de Domingo-Scotto o Domingo-Te Kanawa en video son DVD filmado en VHS y en las tv actuales sufren mucho… Mejor leer el argumento antes de verla, mejora mucho la comprensión de la historia (y se disfruta más la ópera)
    Debussy, obra para piano por Jean Eflam Bavouzet. La integral merece la pena, pero como mínimo los dos primeros discos.
    Son todas música que requieren más de una audición para entrar en ellas. En realidad esto también ocurre con el rock, pero como muchos nacen/nacemos con esta música sonando continuamente puede parecer que son piezas más fáciles.

    Y un libro muy interesante: El triunfo de la música, de Tim Blading (Acantilado). Trata la música como una totalidad desde 1700 hasta el siglo XXI, Bach-Haendel hasta Kurt Cobain o t.A.T.u. Un excelente visión social de la música.

    Responder
    • Superaudion
      Superaudion Dice:

      Hola Josep, gracias por el comentario, instructivo y muy interesante.

      Bueno, de mis fobias musicales, que son muchas y ubicadas en cualquier género no era una forma de convencer a nadie, sino de aprovechar que, dentro de la cultura musical es bueno ser fan y tener odios, pero sirva el artículo como introducción y quitamiedos a la música clásica, no es realmente una declaración de fobias porque sí. Bueno, sí, un poco.

      Lo que comentas de las joyas escondidas, bien elegido y muy interesante como método de enseñanza y Bach era mucho de esto. Mira si no como otro ejemplo, pero moderno, de selección de joyas escondidas es el compactado de Roger Neill con su Concierto en Re que no es más que un empaste, quitando lo aburrido, del concierto de cuerdas de Vivaldi RV 151 que no es lo mismo, claro, pero sirva. Y me has dado una idea par un artículo. ¡Gracias!

      El libro me llega el jueves, no he podido resistirme a comprarlo. Te quiero ver más por aquí, Josep, encantado de tenerte como lector. Es un reto y me alegra de que te guste el punto de vista con sus cosas.

      Un fuerte abrazo :)

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *