Musica para sordos

Música para sordos. Sí: música para gente que no puede oír

Vas a acumular 5 minutos de sabiduría.

No son pocas las ocasiones en las que, charlando sobre grupos con colegas, sale la expresión ‘eso es música para músicos‘, refiriéndonos a bandas de un elevado virtuosismo, cuyas composiciones no son precisamente pegadizas, sencillas de seguir o de fácil escucha. Vamos, que no son el ‘Torero’ de Chayanne: ni bailongas ni de estribillo pegadizo ni se te va a quedar la melodía en la cabeza a la primera escucha.

Chayanne con una foto de Paquirri en su Chayomi. Solo la ve él. Pero está.

Lo que no me había tocado nunca oir es lo de ‘musica para sordos‘. Nunca hasta el otro día que lo escuche en RNE Clásica. Así que como me resultó muy interesante, voy a documentar y a divagar un poco sobre lo que escuché.

Si bien la primera pieza que emiten es de una innegable belleza, tiene un poco de truco: su compositora es sorda… pero solo de uno de los oidos. No discuto su mérito, pues la calidad compositiva ahí está, pero…

Si quieres saber más sobre ella, se llama Aleah Morrison-Basu.

Evelyn Glennie

Evelyn Glennie en una imagen promocional

Como entrante no está mal. Deja entrever que todo se va a poner más interesante y de hecho se pone cuando pasamos a la siguiente compositora, Evelyn Glennie, también percusionista, que comenzó a quedarse sorda a los 8 años, hasta perder por completo la capacidad auditiva a los 12.

Mención especial merece su charla para aprender a escuchar en la que explica, entre otras cosas, cuán importante es utilizar todo el cuerpo como caja de resonancia, para construirse una idea más rica de lo que está sonando. Obviamente, esto no significa que conseguirlo resulte una tarea sencilla o al alcance de todo el mundo, pero sí que brinda un punto de vista distinto y complementario a la audición.

  Introducción a la música clásica

En su charla destacan también otros momentos como la explicación de la actual tendencia a contar con personas sordas por parte de los diseñadores de salas acústicas de calidad y la anecdota de su acceso a la Real Academia de Música de Londres. Si te apetece verla completa, aquí esta disponible con subtítulos.

Es precisamente en esta línea, en la de normalizar el acceso a la música a las personas sordas, por la que discurre a continuación el programa, de la mano del siguiente invitado: Emiliano Bruner, investigador del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana.

Emotichair

Emotichair: el cuerpo como receptor para enriquecer la experiencia sonora.

Además de insistir sobre el concepto del cuerpo como receptor musical, Emiliano apunta al resto de los sentidos, la vista por ejemplo, como elementos complementarios, a traves de la percepción de movimientos, expresiones del intérprete, incluso iluminación etc., haciendo, en mi opinión, que quede un poco descentrada la idea inicial.

En cualquier caso, lo que queda claro es que los avances en este aspecto no van tanto en la linea de componer música para sordos como en adecuar y poner medios para que las personas sordas puedan disfrutar de lo que ya existe.

Esto pasa por ejemplo por integrar el lenguaje de signos en gestos, ritmos y movimientos en la propia estructura de la canción. De hecho ya hay artistas que lo hacen, como La Niña de los Cupones.

Lenguaje de signos

Lenguaje de signos

También se experimenta con la modificación de las frecuencias bajas, que son las más perceptibles a traves de vibraciones y los volúmenes de las composiciones, con el fin que estas puedan estar más al alcance de personas con problemas auditivos.

  Primer movimiento: Allegro

Incluso existe tecnologia (mochilas, chalecos, relojes…) que filtran y amplifican determinadas frecuencias para transmitirlas como vibraciones acústicas. Por no hablar de auriculares específicos que transmiten dichas vibraciones a los huesos del cráneo.

De hecho, lo habitual es que en sordera se pierda la sensibilidad de las frecuencias altas (agudos), aunque también hay casos de sordera en frecuencias graves (más raras). Con la edad vamos perdiendo sensibilidad en el rango alto de dichas frecuencias dado que es la frecuencia con la que han de vibrar los huesecillos del oído.

Auriculares de After Shorkz

Auriculares de After Shorkz.

Resulta además curioso, cómo todas estas tecnologías, están empezando a ser adoptadas no solo por personas con sordera de distintos grados, sino por todo tipo de público en general, como una forma de extender la experiencia auditiva.

Uno de los avances más importantes comentados posteriormente es el relacionado con la integración de las personas con sordera en la educación musical, de tal forma que son los propios maestros los que reciben pautas para poder enseñar a sordos o incluso a directores de orquesta a los que se instruye para que una persona sorda pueda formar parte de ella.

En definitiva, un nuevo enfoque para la música que desde 2006 ha disparado la publicación de artículos científicos sobre este tema sobre todo en EEUU.

Si quieres escuchar el podcast de RNE Clásica entor, puedes hacerlo pinchando aquí.

Otro artículo interesante sobre este tema puedes encontrarlo aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *