Focal Monitor

Todo lo que quisiste saber sobre altavoces, guía básica (parte I)

Vas a acumular 15 minutos de sabiduría.

En nuestro plan de enseñaros primeramente lo básico de las cosas (de ahí que no avance, de momento, ninguno de los artículos técnicos a la parte II, paciencia) y desde luego antes de adentrarnos en harina, uno de los ítems de los que muchísima gente no tiene ni pajolera idea es de la importancia de saber un poco sobre altavoces.

De igual manera que los auriculares (ver post Todo lo que quisiste saber sobre auriculares, guía básica (parte I)) Hay muchísimos tipos de altavoces dependiendo de su uso y calidades, vamos a ver los más habituales y a explicar de forma clara y amena (eso espero, al menos) los tipos que hay, sus secretillos, sus formatos de conexión y demás. Ojo, que el artículo tiene miga.

Vuelvo a repetir, el rango de audición humano se encuentra entre los 20 y los 20.000 Hertzios (o 20 Kilohertzios) (Un hertzio es una oscilación por segundo en el sistema de frecuencias). Esto si no hay problema alguno y en los primeros años de vida. Con la edad, vamos perdiendo audición en las frecuencias agudas porque al fin y al cabo, el conjunto de huesecillos que componen el oído van envejeciendo y tienen menos capacidad de vibrar en las frecuencias más altas. Hay más cosas, como la pérdida ciliar, pero eso ya lo veremos en otro tema.

 

Simpático DJ

Simpático DJ justo antes de ser colocado con un kilo de farlopa en el yate de su tía en una fiesta privada. Fijaos, ni nariz tiene el pobre.

Pasivo o activo

El pasivo es el altavoz que necesita ser conectado a un amplificador externo para poder sonar. El activo ya lleva incorporado su amplificador y sólo has de conectarlo a donde quieras/puedas. Por poner un ejemplo, todos los altavoces bluetooth que están tan de moda son activos, pero hay de muchas más clases, como los monitores de estudio o los típicos altavoces de PC.

Los de Hi Fi (el clásico que se asomaban dos cablecillos, por ejemplo) son de tipo pasivo y necesitan conectarse a una fuente de amplificación.

 

Altavoz de PC

Altavoz de PC con diseño chachi para la foto. Si, los que te suelen vender en la FNAC y activos, claro.

Bocina, altavoz, drivers… las vías, vamos

Pues eso, un altavoz puede estar compuesto por una o más vías. Por ejemplo, el de la foto tiene tres vías. Al final, una vía es un cono, driver, transductor, como quieran llamarlo (aunque a veces no es un cono, como la tecnología de tweeters de Adam pero sigue siendo una vía)

¿Cómo funciona? Pues el amplificador envía la señal a un divisor de frecuencias que normalmente está en el interior del altavoz, para que cada rango de las mismas vaya a un cono o a otro en función de su capacidad de reproducir esas frecuencias de forma más eficaz.

Que, por cierto, vamos a ver qué tipos de vías hay.

Tweeter que viene de la onomatopeya de tweet, el piar de un pajarillo. De ahí viene el nombre de la famosa red social (este es el nuestro, superaudion)

Es el altavoz especializado en frecuencias agudas y el más pequeño. La wikipedia dice que de 3 KHz a 20 Khz, pero en los altavoces de dos vías competentes y algunos HiFi bajan sin problemas a 2 KHz y suben a más de 40 KHz. Sí, de 20KHz a 40 KHz son completamente inaudibles, pero ya os contaré la cantidad de patrañas que se dicen para vender equipos de alta gama, ya. Vamos a dejarlo en 2,5 Khz a 20 Khz.

Squawker que viene de graznido y además, de los antiguos sistemas de transpondedor y entre otras cosas de sistemas cuyos altavoces estaban adaptados para reproducir las frecuencias que mejor oímos, el rango medio. La voz humana. No se lleva decir altavoz de squawker a no ser que queráis que os miren rarito, pero ese es el nombre oficioso. Antes de que llegara Bose con sus sistemas de Subwoofer y Tweeters (no lo inventaron, pero lo popularizaron) lo normal era comprar altavoces de tres vías para casa que incluyesen el de medios. Cada vez se ven menos. Las frecuencias de rango medio son, por lo general, de 250 Hz a los 2,5 KHz. Suele ser de tamaño intermedio

Woofer que viene de woof, del ladrido de un perro, es decir, las frecuencias graves. (Esta no me la sabía y la he descubierto aquí, en el blog de Future Music vaya casualidad :-P ) y son los conos más grandes que suelen tener los altavoces y de hecho, se miden por ellos. Por ejemplo, si quieres unos altavoces para una habitación grande se te recomienda un altavoz de 8 pulgadas (de Woofer) independientemente del número de vías de más que tengan. De 20 Hz a 2,5 KHz variando un pelo por abajo por norma general.

Los altavoces que son capaces de darte con más o menos acierto todas las frecuencias, se les llama altavoces de rango completo. Los hay los llamados satélites que sólo dan medios altos y se han de apoyar en un subwoofer para completar el rango de frecuencias.

Satélite

Aquí tenéis un conjunto de altavoces que no son de rango completo por sí mismos y que han de apoyarse en el subwoofer para que haga las veces de woofer.

Hablando de subwoofer, vamos a echarle un ojo

  Todo lo que quisiste saber sobre auriculares, guía básica (Parte I)

 

Focal Monitor

Altavoz (en este caso, un monitor) de tres vías. Los dos huecos son salidas para graves llamados Bass Reflex y que es donde expulsa el aire que provoca el movimiento del cono del woofer. Un Focal, por cierto, marca maravillosa haga lo que haga.

 

Subwoofer o cómo hacer que te deshaucien. Hay gente que dice que son altavoces para las frecuencias no audibles, pero no, realmente son frecuencias perfectamente audibles y que pueden reproducir muchos woofers normalmente, pero no a la potencia (que hace falta mucha, pero que mucha potencia) para que las notes y que te vibren hasta los empastes. ¿Potencias?, pues los hay de 100 Watios  si hablamos medio en serio, que no valen prácticamente para nada hasta miles. Nada por debajo de los 300 Watios y diez pulgadas de cono para dar espectáculo, luego ya tendrás tiempo para retocar y bajar volúmenes. En serio, no hay nada más desesperante que a un subwoofer le falte chicha o que empiece a menearse distorsionando como un condenado cuando quieres darle cera. Los hay que empiezan por 15 Hz pero lo habitual es de 30 Hz a 250 Hz (como un woofer en el rango bajo, insisto, pero preparado para darte volumen de verdad por un canal dedicado llamado LFE). Los hay con formato Bass Reflex, es decir, para que salga el aire que genera el movimiento del cono y de recinto cerrado, el cual el cono aguanta como un campeón. Hay woofers con Bass Reflex como hemos visto en la foto del Focal de arriba

Surgieron cuando se pasó del antiguo surround que eran cuatro altavoces, pero que se vio enseguida que hacía falta un efecto cinematográfico con las explosiones y demás efectos vuelapelucas, de ahí se pasó a que un sistema llevara un número de altavoces que puede que sean de rango completo o no y luego, un punto y otro número.

Es decir, os suena seguro un 5.1 ¿verdad? cinco altavoces vamos a decir normales y un subwoofer. ¿Y un 9.2? pues un sistema de nueve altavoces normales y dos subwoofers. Ya hablaremos del cine en casa, dado que lo normal no es que los 5, los 9 o los que sean (hay auténticas locuras) tengan que ser «normales» puede que no sean ni de rango completo. O sí. O haya uno especializado en voces en la parte central. O a lo mejor los hay que se encastran en la pared en certificaciones THX. Sí, sí, habrá un un artículo de este tema, descuidad. Por cierto, aquí es importante si es activo o pasivo, lo veremos en el artículo de cine en casa.

Madre mía qué paliza ¿no?

 

Subwoofer

Subwoofer activo, los Presonus Temblor. Imagina por qué se llaman así.

 

El lío de los watios

Los más antiguos del lugar se acordarán de aquellos radio-casettes que lucían con orgullo una pegatina en uno de los altavoces que rezaba algo así como 800 Watts PMPO y te quedabas como loco las primeras veces. Dioses. 800 Watios, cómo tiene que sonar eso, neno.

El PMPO es la potencia la cual el altavoz estalla. Nada que ver con la potencia real del amplificador que lo alimentaba y ni mucho menos de la del altavoz.

La potencia güena güena es la RMS y perdonadme que no os la explique hoy en profundidad al ser un artículo básico (aunque quién lo diría). 75 Watios RMS da para un comedor con buen volumen si hablamos de amplificador, si hablamos de altavoces HI-FI unos 120 Watios y ambos harían una pareja decente en cuanto a potencias. Debajo os explico el por qué esa diferencia de potencias. [Editado] OJO, hay artículos que recomiendan hacerlo justo al revés, de hecho, mirad nuestros comentarios en éste mismo artículo del por qué sí o no. Esto lo veremos en la segunda parte para aclararlo y en qué casos se puede dar.

Los decibelios y la sensibilidad

 

Puede que no suene igual de alto un altavoz de 100 watios que otro de la misma potencia. Si lo medimos con un sonómetro a un metro, el altavoz A puede ser de 100 watios con una sensibilidad de 80 decibelios a un metro/watio pero el otro 83 decibelios.

Dices, claro, ya, bueno, son tres decibelios, eso no es nada. Pues si que es, si.

3 Decibelios es el doble de potencia en un amplificador. Si da 10 watios para 80 decibelios, necesita 20 watios para 83. Nosotros sentimos el doble de volumen cada seis decibelios más o menos.

Así que ojo con esto, cada aparato puede tener una sensibilidad distinta y hay que tenerla en cuenta. De 86 decibelios de sensibilidad (que es a un metro) para arriba. Si son a dos metros ya no son 86 decibelios, cae a 80 (seis menos).

  Los legendarios Sennheiser HD 25 (Concurso)

A lo loco, venga, cuanto más alta sea la sensibilidad, más sonará el altavoz con la misma potencia si lo comparamos uno con el otro.

No empecéis a sudar todavía.

 

Bueno, pues tipos de altavoces

Hi-Fi son, bueno, los de toda la vida. Habitualmente pasivos (si, los hay activos, claro) y destinados a darte un sonido agradable, que escuches tu musiquilla y con dos o tres vías (antiguamente los había tranquilamente de cinco y eran maravillosos muchos de ellos). Los hay de suelo (llamados también de torre) de estantería… de muchísimos tipos. Conectarlos al amplificador correspondiente y fuera. Hay miles de modelos. Y cuidado, que hay muchísima roña a precio desorbitado.

Atentos a esto ahora. Calculad, así, sin miedo, que la potencia RMS de un altavoz tiene que ser de al menos un 50% superior a la del amplificador. ¿Por qué? porque si igualamos potencias el altavoz empezará a distorsionar en determinadas frecuencias mucho antes del volumen máximo, además, teniendo más soltura y facilidad para reproducir limpiamente el rango completo aunque los subas de volumen. Hacedme casito.

Hi-Fi

Señorita intentando enseñarnos el tweeter. Ahora en serio, mirad donde tienen el tweeter los altavoces, en la parte de arriba. Por que veis los altavoces ¿no? Ahora hablaremos de porqué están ahí. Los Tweeters digo. Dejadme en paz.

Estudio (O monitorización). Estos no están hechos, al menos en teoría, para darte el mejor sonido sino el más fiel posible. De esta forma podrás oír enseguida si te has pasado de graves en la mezcla y si alguien escucha tu tema, no se le va a salir el woofer por la ventana o le va a implosionar el cerebro en el coche. Puede ser al revés, tú escuchas unos graves maravillosos y al escucharlo en un altavoz Hi-Fi suena como una comadreja en celo en la última fase de Delirium Tremens. Antiguamente estaban destinados al mercado profesional, pero desde hace unos quince años la cosa ha ido cambiando hacia lo amateur teniendo una función parecida. Por supuesto, hablaremos del sonido en estudio tanto amateur como profesional.

Genelec

Unos Genelec de 3 pulgadas. Con ese tamaño no le pidáis muchos graves, pero sonaban claros como el agua. Mi marca favorita de monitores de estudio, de hecho. Son caros. Pero caros.

 

Y aquí voy a decir una cosa. Si pones una buena fuente (no el presentador) como una tarjeta de sonido externa con cables balanceados y un fichero FLAC (formato con compresión sin pérdida), unos KRK de 8 pulgadas de gama media-baja de 700 Euros (autoamplificados) me suenan mejor que unos Bowers & Wilkins de 2000 Euros (sin incluir el amplificador), Insisto, ya os hablaré de lo que se paga y por qué se paga con los temas de Hi-Fi.

KRK

Unos KRK autoamplificados de 5 pulgadas, los G4. para lo que cuestan, una auténtica maravilla, creedme.

 

Altavoces de P.A. Hablando en llano son los de concierto o directo. Los que tienen en los buenos garitos musicales. Están diseñados para no andarse con rodeos y darte potencia a lo cagonlaleche. De recinto reforzado para una vida sufrida de directos, de copas apoyadas encima y de dar chicha para que todo el mundo se mueva sin petar. Habitualmente no se busca mucha calidad aquí, pero los hay que la cuidan mucho yéndose de precio a auténticas locuras.

 

PA

Los PA son los Yamaha de arriba a los lados que están apoyados en trípodes. Los de abajo, entre otros, son de amplificación instrumental. Amplis, vaya, otro tipo que no vamos a dar aquí hoy.

 

Altavoces Bluetooth que, sinceramente, es brutal cómo le han metido al consumidor una gran mayoría de bazofia a precios altísimos con graves que hacen que las hormigas se manifiesten en el jardín donde suenan ciscándose en la madre que lo parió.

Si, van a batería la gran mayoría, pero hay cosas que yo que sé. No me explico cómo puede venderse un JBL Extreme 2 (marca a evitar, os lo digo desde ya, igual que JVC) por casi 300 euros cuando hay cosas mucho más baratas, mucho más potentes y que suenan mucho mejor. Lo que sí tienes son graves como para meter música a todo TRAPo (¿lo pilláis? ¿eh? ¿lo pilláis?). Pues por moda, por apariencia. Bose se vende como el culmen de lo guay cuando Sonos literalmente se mea encima aunque tienen bastante sobreprecio también. En fin, ya hablaremos de esto.

Miiiiiles de modelos chinos, los cuales han copiado vilmente la forma de hacer sonar algo decentemente de marcas que fabrican en china, les han fusilado el diseño y que te los revenden por 30 euros pues también. De hecho, es casi lo más aconsejable, aunque yo desde luego he de confesar mi amor por los Sons of Marley Get Together que prescinden de graves farragosos y tienen una potencia sorprendente, así como una claridad que parece mentira por 170 Euros.

Bluetooth

He visto cosas de este tamaño de marcas reconocidas costar 100 euros. Y ni coloraos. Es que claro, tienen UNNATURALSUPERBSOUND para que escuches el plectro en todo su esplendor. Váyanse a la mierda.

Consejillos

La impedancia. Os acordáis de la impedancia ¿verdad? en altavoces pasivos también hay que mirarlo, sea de estantería, de cine en casa o de lo que sea. Amplificador de 4 Ohmios, altavoces de 4 Ohmios. ¿Qué pasa si pongo dos altavoces delanteros de 8 ohmios y traseros de 4? pues que es muy posible que te cargues el amplificador, los altavoces traseros o ambas cosas con el paso del tiempo-

La potencia. Seguimos con pasivos. Amplificador de 100 watios, altavoces de 150.  ATENCIÓN, ojo a esto, hay un comentario y muchos posts que recomiendan lo contrario, en la segunda parte veremos por qué.

¿Cómo tienen que ir colocados? OJO, el tweeter siempre a la misma altura del oído. Si miramos un conjunto de cine en casa 5.1 con altavoces de los pequeños, estos siempre van orientados al oído. ¿No hacen falta 4 subwoofers, por ejemplo? pues no, de hecho lo bueno de los graves es que son muy difíciles de localizar, acompañan al resto de frecuencias que sí localizas y que el sobwoofer lo puedes colocar casi en cualquier sitio. Fijaos en las imágenes. Prácticamente todos tienen el tweeter a la altura donde debería ir el oído del personal.

Sensibilidad/Rendimiento. Explicado arriba. 86 Decibelios por watio y por metro de distancia.

Por supuesto, ya hablaremos de distorsión y demás, queda mucho por explicar, pero quedaros con estos conceptos por el momento

 

¡Abrazotes!

 

 

 

 

9 comentarios
  1. Avatar
    JP Dice:

    Si quieres aprovechar al máximo el rendimiento de un altavoz sin dañarlo, la potencia del amplificador siempre tiene que estár por encima de la potencia del altavoz (amplificador de 150W rms para un altavoz de 100w, por ejemplo… algunos fabricantes antiguamente incluso recomendaban que la potencia RMS del amplificador fuese igual a la potencia de programa del altavoz, o sea, el doble). Con esto consigues dos cosas:
    – Aprovechar al máximo la potencia util del altavoz sin que el amplificador nunca llegue a saturar (lo que generaría pulsos de onda cuadrada, o lo que es lo mismo, «instantes» de tiempo en los que estaríamos enviándole corriente continua al altavoz recalentando la bobina, lo que bastante malo de cara a degradar el altavoz)
    – Mejorar la respuesta dinámica del altavoz incluso a volúmenes altos, ya que cuando hablamos de potencia RMS estamos hablando de niveles medios, pero es importante tener en cuenta que la señal musical es dinámica: tiene altibajos. A demás, hay que tener en cuenta que las mediciones de aguante de potencia se hacen generalmente con ruido rosa con un factor de cresta muy ajustado.

    P:D: Trabajo en el servicio oficial de una de las marcas de altavoces más punteras del mercado y el 70% de los altavoces que veo rotos son por usar amplificadores demasiado pequeños y llevarlos al límite.

    Responder
    • Superaudion
      Superaudion Dice:

      ¡Muy buenas! Lo primero gracias por comentar. En ese servicio de una de las marcas más punteras en las que trabajas precisamente lo que no se recomienda es poner un amplificador del doble de potencia porque el riesgo de destrucción del woofer es hasta normal y más con los niveles de grabación actuales con frecuencias hinchadas de graves que hacen que en lugar de dar la potencia que crees que está dando, realmente está enviando cuatro veces más por la energía que necesitan los graves, esto, como primer punto.

      Como segundo punto, no estamos hablando de PA, sino de sistemas domésticos. Un amplificador que genere una onda cuadrada el tiempo suficiente es que es una mierda. Así, sin matices. De hecho, si echamos un ojo a lo que dice Focal aquí: https://www.focal.com/es/focal-teach/por-que-se-queman-las-bobinas lo que dice es que que por un problema de recorte se puede provocar una destrucción del tweeter pero como dice, en amplificadores de gama muy baja. Con amplificadores con el doble de potencia es probable que el woofer salga andando por simple exceso de energía mecánica.

      Así que te concedo que conectar un amplificador por debajo de la potencia de los altavoces en sistemas de gama baja pueden ser un peligro para los tweeters en caso de que subas mucho el volumen, pero por mi parte, en gamas medias y altas, sigo recomendando mayor potencia en altavoces al menos en un 20%. De hecho, voy a editar con un aviso el artículo.

      Y encantado de comentar con gente experta, de verdad :-)

      Responder
  2. Avatar
    DSA Dice:

    Sólo por aportar. Tiene razón el amigo JP. No voy a entrar en matices pero la potencia del amplificados debe ser superior a la nominal de los altavoces sea de gama baja media o alta. Siempre, dejando de lado el clipping, o que la energía mecánica pueda romper el cono. Los amplificadores empiezan a entragar distorsión a partir de 3/4 de la potencia máxima (unos más y otros menos).
    Además de la teoría, muchos años de experiencia me lo han dejado más que claro.

    Saludos,

    Responder
  3. Avatar
    JP Dice:

    Se me olvidaba. El exceso de potencia, salvo excepciones, genera averías de caracter mecánico (sobreexcursiones del altavoz, fatiga de la suspensión, roturas del cono…)

    Responder
  4. Avatar
    julove Dice:

    Quiero la segunda parte ya! Muy interesante. Y el hecho de que el debate de potencia de ampli vs altavoces esté tan «vivo» me parece brutal! dale duro!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *